El mundo que no ha de venir: intelectuales y pandemia

Motorists wearing face masks wait at a traffic light amid Vietnam’s nationwide social isolation effort as a preventive measure against the spread of COVID-19 coronavirus in Hanoi on April 6, 2020. (Photo by Nhac NGUYEN / AFP)

Llegados a este punto, nos preguntamos sobre lo que vendrá después de la pandemia. Estamos viviendo una serie de cambios obligados que inciden en nuestra cotidianidad, desde el cambio de nuestras relaciones sociales, las posibilidades políticas, la reconfigración de los estados y el redescubrimiento de nuestra fragilidad, fuera de la seguridad de la añorada «normalidad». Es precisamente el deseo de volver a la normalidad que choca con la realidad que estamos viviendo, y el temor de no poder volver a sentirnos cómodos es lo que nos ha llevado de retorno a la pregunta por el sentido de ser. Y no como un denso problema filosófico en las universidades, sino como una seria cuestión concreta: ¿como hemos actuado en la emergencia? ¿hemos de cambiar como especie, a fin de sobrevivir? ¿que viene en el futuro para nuestras existencias individuales y colectiva? ¿Qué somos? ¿por qué actuamos así? La incomprensible situación nos ha sacado del letargo, y nos exige detenernos a pensar, mientras luchamos por sobrevivir.

Continúa leyendo El mundo que no ha de venir: intelectuales y pandemia

Fragmentos de pseudo-Lucrecio: I. sobre la vida y la filosofía.

Ahora comprendo. Escribo desde una posición que constituye todo lo que lleva mi nombre: comprendo que he de escribir sin la pretensión de un mañana, y que he de leer sin la intención acumulativa. Sin embargo esta es la única forma real de extenderse hasta los límites de mi vida. Y no es lo más importante si realmente se ha alcanzado ese límite, donde se vive en la continuidad de un movimiento , y no en la totalidad estática de una imagen. Me he de limitar a describir algo vivo con palabras muertas, que una vez escritas, o leidas, dejan de vivir. Los pensamientos ya no son imágenes en mi cabeza, son formas móviles que se reconstruyen cada momento, con irrevocable vigor y pertenencia del acontecimiento. La realidad del cuadro llamado “Realidad” se ha desdibujado a cambio de un vector (una magnitud con carga, sentido y dirección), y mi relación con lo demás es ahora de equidistancia (que no es lo mismo que decir con el todo), es la inercia del proceso llamado vida lo que constituye mi única razón para filosofar. Pero esta filosofia muere cuando la pongo en palabras, y lo que lees no es más que un cadáver ya enterrado, que señala donde alguna vez hubo vida, y su lápida incomoda con la inscripción que te incluye como ser viviente también. Ahora comprendo, porque ahora vivo. Y ahora filosofo, porque ahora estoy. Puedo dejar atrás el discurso, usarlo sin sentir culpa, sin sus cadenas de palabras atándome a la representación preconcebida de un mundo que es tan real como el magnífico amanecer en un cuadro que, sin embargo, al caer la noche no produce ninguna luz.

El problema de la sobreabundancia de libros

Hay un curioso texto de José Ortega y Gasset llamado “la misión del bibliotecario”, discurso pronunciado en 1935; la ocasión: un congreso de bibliotecarios en Francia. El tema: el quehacer del bibliotecario. Contra toda intuición que nos haga pensar en un texto poco interesante o de un congreso realmente aburrido; la reflexión de Ortega me resulta muy valiosa y digna de lectura; como filósofo, ahonda más allá de lo obvio y resalta el tema de la elección de un camino de vida para cada hombre y mujer. En cada instante de la vida, el ser humano «se encuentra ante diversas posibilidades de hacer, de ser». Ante esta perplejidad de la elección de la vida es que se desea una profesión, una realización, porque «la vida es ante todo un quehacer». Continúa señalando que este quehacer ha movido al ser humano «a inventar y crear para facilitarse la vida, todo eso que llamamos cultura y civilización», cosas que sin embargo «llega un momento en que se revuelven contra él» mismo ser humano. Este es el caso del libro, tema que deseo tratar en este pequeño ensayo.

Continúa leyendo El problema de la sobreabundancia de libros